Buscapina® Sanofi
Cómo comer para evitar los espasmos
    Cómo comer para evitar los espasmos
    La mejor manera de descubrir cuáles son los alimentos que desencadenan el dolor es llevar un diario personal durante unas cuantas semanas. Hay algunas clases de alimentos que producen fácilmente crisis de dolor o retortijones, como por ejemplo:
  • Las grasas y los aceites
  • La carne roja
  • Los derivados lácteos y los huevos
  • El café, el té y los refrescos de cola
  • Las comidas o bebidas muy frías
  • Los cítricos, las frutas sin pelar y las verduras crudas

Vigile el efecto de de estos alimentos sobre los síntomas de su paciente. Evítelos si ha comprobado que le desencadenan un ataque. Se puede recomendar la realización de una prueba diagnóstica llamada dieta de exclusión múltiple: los desencadenantes potenciales son eliminados completamente de la dieta y, a continuación, se reintroducen de uno en uno para identificar a los más perjudiciales. Aquí puede descargar un Diario del Dolor Abdominal (enlace al Diario del Dolor Abdominal).

Recetas

Saludable, delicioso y sin dolor: estas recetas demuestran que tener dolores abdominales no significa que no se pueda disfrutar de la comida. De todas formas, cada individuo es un mundo: si descubre que algunos ingredientes le molestan, intente reemplazarlos por otros que no le causen dolor. Cuando coma, recuerde que es importante que lo haga despacio para disfrutar verdaderamente. Mastique bien y despacio asegrándose de tener el tiempo suficiente para relajarse durante la comida. Si dispone de poco tiempo, procure comer menos cantidad. Si más tarde tiene hambre, tómese un aperitivo sano y saludable.

Minestrone
El minestrone tradicional italiano contiene unos macarrones finos conocidos como ditalini. Si no puede encontrarlos los espaguetis finos pueden ser un buen sustituto: envuelva los espaguetis crudos en un paño y rómpalos en trozos muy pequeños. Para cuatro personas.

Minestrone 150 g de ditalini o pasta fina similar
1 hoja de laurel
1 ramita de romero
3 zanahorias grandes
2 tallos de apio
1 cebolla amarilla grande
1 pimiento rojo
500 ml de tomate en lata
2 cucharadas de aceite de oliva
Pimienta

  • Cueza la pasta en agua con sal hasta que esté tierna; escúrrala y guárdela para luego.
  • Pele y parta en finas rodajas las zanahorias, el apio, el pimiento y la cebolla, y fríalo ligeramente, con poco aceite, junto con la hoja de laurel y el romero. Añada 1,5 litros de agua y caliente hasta que hierva. Disminuya la temperatura y déjelo cocer durante 20 o 30 minutos.
  • Añada los tomates y el aceite de oliva. Continúe la cocción durante al menos 50 minutos, removiendo de vez en cuando y añadiendo agua si fuera necesario.
  • Poco antes de servirlo, añada pimienta recién molida y sal.

Manzana y bollos de salvado de avena
Estos bollos son un maravilloso desayuno o aperitivo entre horas. Las cantidades son para hacer aproximadamente 12 bollos.

Manzana y bollos de salvado de avena 2 manzanas verdes grandes
450 g de harina
200 g de salvado de avena
2 cucharaditas de café de levadura
1 cucharadita de café de canela
1 cucharadita de café de nuez moscada
500 ml de zumo de manzana

  • Caliente el horno a 160 ºC. Unte un molde con aceite vegetal.
  • Pele y parta las manzanas en pequeños dados.
  • En un cuenco grande, mezcle la harina, el salvado de avena, la levadura, la canela y la nuez moscada.
  • Añada los dados de manzana y suficiente zumo de manzana como para que se forme una pasta ligera.
  • Mezcle bien y vierta la pasta uniformemente en el molde.
  • Hornear durante 25 a 30 minutos o hasta que esté ligeramente dorado.

Verduras de otoño asadas
Como plato principal o guarnición, este sabroso plato es perfecto para los meses fríos del año. Para cuatro personas.

Manzana y bollos de salvado de avena 200 g de patata
200 g de calabaza
300 g de patata dulce
150 g de nabo o chirivía
150 g de cebolla
3 dientes de ajo
1 cucharadita de romero
1 cucharadita de orégano
1 cucharadita de tomillo
50 ml de aceite de oliva
Sal gorda

  • Calentar el horno a 200 ºC.
  • Pelar y partir todas las verduras en dados de 2 cm. y colocarlas en un recipiente adecuado.
  • Añadir el aceite, la sal y mezclar.
  • Asar durante unos 30 minutos y después añadir el ajo, mezclar ligeramente. Después de otros 20 minutos, añadir las especias y volver a mezclar.
  • Servir cuando las verduras estén ligeramente doradas y tiernas.
Una dieta equilibrada