Buscapina® Boehringer Ingelheim
Protección de especies amenazadas

Los empleados, la tierra y el agua son considerados los valores más preciados de la plantación de Duboisia de Boehringer Ingelheim en Brasil. La rotación de cultivos, el empleo de abonos ecológicos y la preparación del suelo sin instrumentos de labranza tradicionales son métodos comunes en la plantación. Es más, grandes zonas de la granja se han reforestado, permitiendo que la fauna salvaje autóctona se haya incrementado de manera significativa. Entre otras especies, varios tapires se han establecido en nuestras tierras; el tapir es el mamífero salvaje más grande de América del Sur y se encuentra en peligro de extinción.

El Grupo Tapirus

Este descubrimiento animó a varios de nuestros compañeros de trabajo a fundar, en 1998, una sociedad para la conservación de los animales salvajes denominada Grupo Tapirus. Desde esa fecha, un grupo de diez voluntarios trabaja para asegurar la protección de los animales salvajes del entorno de la plantación. Sus principales objetivos son:

  • Observar y aprender más acerca de los animales del entorno local
  • Proteger la flora y la fauna de la plantación y de los terrenos circundantes
  • Promover la educación medioambiental de la población local
Un programa educativo con éxito

Varias iniciativas han alcanzado el éxito, especialmente el programa educativo, que atrae a gran cantidad de jóvenes visitantes cada semana. Una de las mayores atracciones es un paseo de tres kilómetros por la selva tropical, en el que se muestran especies autóctonas de árboles y orquídeas salvajes. Desde una torre de observación puede contemplarse, sin interferir, a la fauna salvaje en su hábitat natural. También se ha abierto un pequeño centro educativo en el que se expone material didáctico, como posters, fotografías y otros objetos de interés. El Grupo Tapirus sabe que la mejor manera de proteger el entorno es crear conciencia de su importancia mediante programas de educación medioambiental. Este tipo de actitud es trascendental no sólo en las ciudades, sino también en las áreas rurales, donde aún pueden observarse especies y ecosistemas que han sobrevivido intactos a la explosión demográfica del hombre y sus consecuencias sobre el entorno.

"Pienso en nuestros hijos, que tendrán la oportunidad de ver todo el esplendor de la naturaleza sólo si nosotros conseguimos mantener lo que se nos ha confiado", dice Paulo Dias da Costa, miembro del Grupo Tapirus.

"Antes era cazador, pero ahora, como miembro del Grupo Tapirus, me alegro de poder utilizar todos mis conocimientos sobre la fauna para algo más positivo”, comenta Alberto Dias dos Santos, uno de los miembros más activos de la Sociedad para la Conservación Animal.

Ayuda a los tapires
Condiciones de uso · Cookies © Boehringer Ingelheim España, S.A. Imprimir · Mapa web · Local websites · Glosario · Contacto